¿Cuáles son las diferencias entre cosmética sustentable, orgánica, vegana o natural?

Diccionario básico para entender.

Tomamos consciencia de que hay que preservar el planeta, cuidar la tierra y el agua que nos rodea con los seres vivos que la habitan gracias a múltiples organismos ambientalistas y de protección animal alrededor del mundo. Esto trajo nuevas formas de consumo y estilos de vida que cobran cada vez más fuerza. La cosmética no es ajena a estos cambios y suman consumidores preocupados por la temática que quieren buscan y desean cuidarse con productos que respeten el entorno.

Distinciones importantes

Para entender más, veamos las diferencias entre la cosmética sustentable, orgánica, vegana y natural. Una cosmética sustentable es un enfoque que engloba el cuidado de todos los procesos que intervienen en la fabricación de cosméticos a nivel macro, sin descuidar ninguna instancia. Desde que no se trate de un producto probado en animales hasta que sea biodegradable. Desde que se haya fabricado con productos orgánicos sin pesticidas, siliconas, ingredientes modificados genéticamente, sin fragancias sintéticas, en envase reciclable y sin derivados del petróleo.

Una cosmética vegana puede no ser necesariamente sustentable. Puede no incluir derivados de animales pero aún así utilizar siliconas, por ejemplo. En el caso de una cosmética orgánica, se refiere a que no se utilizaron fertilizantes ni pesticidas en los cultivos de los ingredientes necesarios para la fabricación de ese producto.

Al hacernos la pregunta ¿todos los productos naturales son sustentables? la respuesta es: no necesariamente. Por supuesto que en todos los casos utilizar productos naturales tiene la ventaja de que al tratarse de productos de origen natural y mantener una estructura similar a la dermis se absorben y asimilan mejor que los productos artificiales, evitando posibles reacciones adversas o alergias.

¿Es lo mismo vegana que orgánica?

No. Si bien la cosmética vegana es una de las tendencias más notorias, no es lo mismo. Para que un cosmético sea vegano no basta con que no haya sido testeado en animales, sino que no puede tener ningún ingrediente animal. Por su parte, la cosmética orgánica se refiere a las materias primas que se usan para la elaboración de los productos derivados de la tierra o cultivos que no tienen ningún tipo de fertilizantes o agroquímicos.

Para esta gama de productores la belleza no es algo que pueda sintetizarse en un laboratorio. Está vinculada a una visión del mundo, la salud, el cuidado de los seres vivos y la tierra. También suelen brindar muchos detalles en sus etiquetas ya que creen que es bueno conocer más sobre la elaboración de lo que usas para cuidarte y sentirte bien. Y en sintonía con esa visión, ahora que sabes más, seguro puedes elegir con más libertad e información. 

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *