¿Me dejo el flequillo?

En esta nota, todo lo que tienes que saber antes de dar una respuesta a esa pregunta.

Rejuvenece, renueva y es versátil. Se adapta a todo tipo de rostro. Consigue dar un aire diferente, favorecedor y fresco, incluso puede darte rasgos más armónicos. Sin duda, estamos frente a una nueva moda que reivindica lo simple y natural, potenciando lo mejor de cada persona. Por eso, el objetivo es encontrar tu propio estilo y llevar el cabello como lo sientas mejor. Pero llevar la moda dentro de lo que queramos adaptar a nuestro estilo suena fácil pero a veces no lo es tanto ¿Cómo saber si esto es para mí?

Algunas pistas

El flequillo más sentador de todos se llama “flequillo cortina“. Como su nombre lo señala, se abre ligeramente en el centro y es más largo en los laterales. Ésto le da un aire joven. Y sino, mira alguna imagen de Dakota Johnson o Selena Gómez. Da un estilo aniñado y travieso. Pero la forma del rostro, juega un papel importante y es bueno tener en cuenta algunas cuestiones. Si tienes un rostro redondo, es mejor que dejes sutilmente más volumen en la parte superior o lleves el flequillo bien largo para afinar tus rasgos. Si tu cara es más bien cuadrada o con el mentón muy ancho y rasgos angulosos, la clave será redondear la forma del flequillo, llevarlo hacia la cara para que suavice los rasgos. 

En este caso, no se trata tanto del corte sino de la forma de peinarlo. En el caso de que tu rostro sea alargado, para acortarlo visualmente lo mejor es que el flequillo llegue a la altura de los ojos y tape al máxima la frente. De esta forma, la cara se verá más pequeña. Si tienes la cara ovalada, todo te sienta bien. Por último, si tienes la frente pequeña, deja que se vea parte de ella, en el caso de que sea larga, cúbrela totalmente. Y ahora, a disfrutar de tu flequillo y el aire renovado.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *