¿Qué sabes sobre la caída de cabello en las mujeres?

Es más frecuente de lo que crees.

A diferencia de los hombres, la caída del pelo en mujeres no suele estar asociada a alopecia o calvicie. Sin embargo, cuando ocurre, preocupa y puede afectar la autoestima. Este problema puede tocarle a cualquier persona, de cualquier edad, aunque es más frecuente entre los 40 y 50 años. Lo importante para que no se convierta en un trastorno grave es detectarlo a tiempo y buscar una solución acorde a cada caso, lo más rápido posible.

Algunos de los síntomas que hacen evidente este problema son el hallazgo de pelos en la almohada o ducha, que el cuero cabelludo moleste con frecuencia, si tienes más caspa de lo habitual, el debilitamiento del cabello y por supuesto, si existe una predisposición genética. En el caso de las mujeres, se evidencia cuando el cabello empieza a perder densidad y volumen dando lugar a “claros“, aunque no suelen alcanzar la calvicie completa. También existe la alopecia por tracción, que se da por usar peinados tirantes o utilizar sombreros permanentemente.

Cuando se percibe que el cabello se cae más frecuentemente de lo normal, pueden estar interviniendo varios factores. El estrés, el postparto, el exceso de vitaminas, la falta de proteína, cambios hormonales como la menopausia o el consumo de píldoras anticonceptivas, anemia, hipertiroidismo, deficiencia de vitamina b, infección por hongos, envejecimiento, entre otras. Pero tranquila, hay soluciones para combatir y prevenir esta indeseable afección.

Desde el primer momento en que notes el problema, acude a un dermatólogo para un diagnóstico certero: el tratamiento varía mucho según la causa. Por supuesto, te recomendará qué hacer pero puedes consultarle acerca de los productos específicos que existen gracias a la cosmética y pueden colaborar en el proceso. Ellos se dividen entre tratamientos capilares, que previenen y frenan la caída, normalizando la función del cuero cabelludo y los sistemas de microinjerto capilar que redistribuye el cabello de una zona menos visible a una más visible del propio cabello.

Una duda frecuente es: ¿afecta a la caída del pelo el lavado? Pero aunque se crea lo contrario, lavar a menudo el cabello no precipita su caída. Lavarlo ayuda a mantener limpio el cuero cabelludo y evitar futuras decamasiones o grasa que sí perjudican. Puedes sumar a tu rutina de lavado, productos como Densifique de Kérastase, un tratamiento de ampollas que aumenta la densidad del cabello para lucir una melena más voluminosa o el Serioxyl Cleansing de L´Oréal Expert Professional, un método que purifica intensamente el cuero cabelludo y mejora el grosor de la fibra capilar. Entre los económicos y muy buenos, se encuentra el Proyou Anti-hair Loss de Revlon, que aumenta la densidad del cabello, detiene la caída, fortalece y reestructura la fibra capilar desde su interior. Hay mucho por hacer, a no desanimarse.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *